El primer Gobierno Vasco 80 años después

Artikuluak

2016/07/06

El primer Gobierno Vasco 80 años después

El próximo mes de octubre se cumplirá el 80 aniversario del primer Gobierno Vasco de la historia, formado en plena Guerra Civil. 

Esta efeméride, que supuso el nacimiento institucional de Euskadi, es una buena ocasión para recordar su composición y sus principales características.Dicho Gobierno se constituyó en la Casa de Juntas de Gernika el 7 de octubre de 1936, seis días después de la aprobación por las Cortes republicanas, reunidas en Madrid, del Estatuto vasco, cuyos padres fueron los diputados Indalecio Prieto (PSOE) y José Antonio Aguirre (PNV), el presidente y el secretario, respectivamente, de la Comisión parlamentaria de Estatutos. El pacto previo entre el PNV y el Frente Popular, la coalición de las izquierdas que había ganado las elecciones de 1936 y tenía mayoría absoluta en esas Cortes, permitió que Aguirre fuese elegido lehendakari, por unanimidad del millar de concejales vascos que pudieron votar ese mismo día en Bilbao, y que, nada más jurar su cargo bajo el árbol de Gernika, diese a conocer su gabinete y su programa, conocido como la Declaración de Gernika.

Su Gobierno estuvo integrado por cuatro consejeros jeltzales: él mismo en Defensa, Jesús María Leizaola en Justicia y Cultura, Telesforo Monzón en Gobernación y Heliodoro de la Torre en Hacienda; los socialistas Santiago Aznar (Industria), Juan de los Toyos (Trabajo) y Juan Gracia (Asistencia Social); los republicanos Ramón María Aldasoro (Comercio y Abastecimiento) y Alfredo Espinosa (Sanidad); el comunista Juan Domingo Astigarrabía (Obras Públicas) y el aeneuvista Gonzalo Nárdiz (Agricultura). Se trataba de un ejecutivo muy joven, con unlehendakari de apenas 32 años y una media de edad de 38, ya que la mayoría de los consejeros habían nacido en torno a 1900, por lo que pertenecían a la generación de 1936. Sus miembros, vizcaínos y guipuzcoanos todos ellos, fueron dirigentes de sus partidos y políticos protagonistas de la II República, la Guerra Civil y el exilio, el azaroso tiempo histórico que les tocó vivir y a menudo sufrir.

Jos? Antonio Aguirre jura su cargo, como primer presidente del Gobierno Vasco, bajo el ?rbol de Gernika el 7 de octubre de 1936

José Antonio Aguirre jura su cargo, como primer presidente del Gobierno Vasco, bajo el árbol de Gernika el 7 de octubre de 1936.

Este Gobierno tuvo dos bajas durante la contienda: Espinosa, fusilado por los franquistas en Vitoria en 1937, y Astigarrabía, purgado por su partido al ser tildado de aguirrista. La II Guerra Mundial (1939-1945) provocó la desaparición de Aguirre durante un año y la dispersión de sus consejeros por Europa y América. En su transcurso perdió a otros dos consejeros: Gracia, fallecido en París en 1941, y De los Toyos, que dimitió en 1943 por disentir de la “línea nacional vasca” preconizada entonces por Aguirre.

El primer Gobierno Vasco se caracterizó por ser plural y heterogéneo, de concentración o de gran coalición, pues agrupó a seis partidos muy dispares entre sí: dos nacionalistas (el PNV y Acción Nacionalista Vasca), dos republicanos (Izquierda Republicana y Unión Republicana) y dos obreristas (el PSOE y el PC de Euskadi). Sin duda, ello obedeció a la excepcionalidad de la coyuntura bélica, pero resulta significativo que perdurase también en el dilatado exilio, en el que se vio forzado a subsistir durante la Dictadura de Franco, en París, salvo cuatro años de la Guerra Mundial, que residió en Nueva York.

En segundo lugar, fue presidencialista, por la acumulación de competencias en manos de Aguirre, debido a su doble condición de lehendakari y consejero de Defensa, la cartera más relevante en tiempo de guerra al militarizarse buena parte de la industria, la justicia, la sanidad, etc.; y también por su liderazgo carismático, que influyó no solo en los consejeros jeltzales sino también en los no nacionalistas, que se convirtieron en aguirristas, hasta el punto de que algunos (Astigarrabía, Aldasoro y Aznar) fueron expulsados por ello de sus partidos.

Por último, fue un ejecutivo de neta hegemonía del PNV, pues controló las claves del poder político, económico y militar al ostentar los principales Departamentos. Buena prueba de su hegemonía fue la aprobación gubernamental de los símbolos creados por su fundador, Sabino Arana: el nombre Euzkadi, la bandera bicrucífera o ikurriña y el himno Gora ta gora, que fueron aceptados por las izquierdas, junto con la inclusión del escudo de Navarra en el escudo del Gobierno Vasco, a pesar de que el Viejo Reino no figuraba en el Estatuto de 1936. Además, el programa de Gernika, que no era revolucionario sino reformista, fue un fiel reflejo de la ideologíajeltzale: hacía hincapié en el respeto a la libertad religiosa y la seguridad del clero, el mantenimiento del orden público y la creación de una policía foral (la Ertzaintza), el sometimiento de los presos políticos y militares a los tribunales de justicia, la protección del pequeño industrial y comerciante, el acceso de los trabajadores a los beneficios de las empresas y de los campesinos a la propiedad de los caseríos y las tierras que cultivaban, la enseñanza y la cooficialidad del euskera, la salvaguarda y el fomento de las “características nacionales del pueblo vasco”.

Primer Gobierno Vasco, presidido por Jos? Antonio Aguirre

Primer Gobierno Vasco, presidido por José Antonio Aguirre.

De octubre de 1936 a junio de 1937, el Gobierno Vasco, cuya sede estuvo en Bilbao, ejerció plenos poderes y se dotó de los atributos de un Estado: mantuvo relaciones internacionales a través de sus delegaciones en el extranjero, sobre todo en Francia y Gran Bretaña; creó el Ejército de Euskadi, con unos 50.000 soldados encuadrados en 90 batallones de partidos y sindicatos (ELA-STV, UGT y CNT), mandado políticamente por Aguirre, quien llegó incluso a asumir el mando militar en mayo de 1937; expidió pasaportes y acuñó moneda; concedió indultos y reorganizó la justicia con el Tribunal Popular y el Tribunal Militar de Euskadi; fundó la Universidad vasca, con la Facultad de Medicina en el Hospital de Bilbao, y numerosos organismos de todo tipo, según consta en el voluminoso Diario Oficial del País Vasco.

Tal concentración de poderes y funciones hizo que el Gobierno de Aguirre convirtiese la Euskadi autónoma (reducida a Bizkaia y una pequeña parte de Gipuzkoa y de Álava) en un pequeño Estado vasco, como consecuencia del predominio del PNV y del aislamiento territorial del frente Norte (Bizkaia, Cantabria y Asturias), separado del resto de la España republicana.

Aunque ese efímero Estado, denominado Euzkadi, pereció con la conquista de toda Bizkaia por el Ejército de Franco en junio de 1937, el primer Gobierno Vasco duró diez años, pues no fue sustituido hasta agosto de 1946, cuando Aguirre formó en Baiona su segundo ejecutivo, en el que seguían los seis partidos con las mismas carteras, si bien con seis consejeros nuevos, en una coyuntura muy diferente a la de 1936: la posguerra mundial. Pero esa es otra historia.

Partekatu
Facebook Twitter Google Whatsapp